Si acabas de contratar un seguro, esta información te será de utilidad.

Comparte este artículo

En Afianza, queremos darte algunas recomendaciones para una vez que ya hayas contratado un seguro:
1. Lea toda la documentación que se le entrega para que pueda utilizar de manera óptima su seguro.
2. Verifique que todos los datos que aparecen en la documentación contractual sean correctos, tales como nombre, apellidos, edad, coberturas y sumas aseguradas contratadas, así como el monto de la prima. Si existe algún error cuenta con 30 días para pedir su corrección, una vez transcurrido este periodo los datos serán considerados correctos y aceptados por usted.
3. Guarde la póliza y los documentos que la complementan en un lugar seguro y accesible a su cónyuge o alguna persona de confianza e infórmele a sus familiares que cuenta con el seguro.
4. No olvide las fechas de pago de las primas, ya que la falta de pago puntual puede ocasionar la cancelación del seguro y la protección que éste ofrece.
5. Tenga a la mano su credencial que lo identifica como asegurado y el teléfono de su aseguradora para cualquier emergencia.
6. Al asegurarse con alguna compañía, considere la conveniencia de renovar y mantener su seguro vigente con dicha institución, ya que al cambiarse a otra aseguradora puede perder ciertos derechos y beneficios adquiridos.
7. Para mayor información o aclaración relacionada con su póliza, acuda con su agente de seguros o contacte a su compañía Aseguradora, quienes con gusto le atenderán y solucionarán su problema.
8. Recuerde que todas las primas de los seguros de Instituciones de Seguros legalmente establecidas en territorio mexicano, son deducibles de impuestos. (Ley del Impuesto Sobre la Renta, Art. 109)
9. No olvide que todos los gastos médicos a cargo del asegurado, como por ejemplo: deducibles, coaseguro, copagos y gastos médicos no cubiertos en la póliza, son deducibles de impuestos.
En caso de Reclamaciones:
Algunos de los mecanismos bajo los cuales se puede hacer una reclamación en caso de un accidente o enfermedad varían de compañía en compañía y de tipo de seguro, los cuales son:
Pago por Reembolso:
En este caso inicialmente el asegurado se hace cargo del pago a los médicos y hospitales y posteriormente la Aseguradora reembolsará los gastos procedentes de la reclamación menos el deducible y coaseguro que corre a cargo del asegurado de acuerdo a las condiciones de la póliza contratada.
Pago Directo.
Existe la posibilidad del Pago Directo, donde la Aseguradora efectúa el pago a los médicos y hospitales en convenio bajo el procedimiento que cada compañía tenga estipulado y el asegurado no interviene, únicamente pagará el deducible, coaseguro, así como los gastos no cubiertos de acuerdo a las condiciones generales de la póliza contratada.
Cirugía Programada.
En la mayoría de las Aseguradoras en el mercado existe la posibilidad de solicitar una cirugía programada, con el fin de que el asegurado conozca de manera anticipada si su reclamación está cubierta por su contrato, en cuyo caso la Aseguradora hace el pago al hospital y médicos y el resto de los prestadores de servicios.
Si estás interesado en asegurarte, márcanos al 662 118 9884 o envíanos un WhatsApp al 662 351 5342 y te atenderemos de inmediato.

Comparte este artículo

¿Necesitas ayuda?

Contacta con nosotros. Con gusto te atenderemos.

Ir arriba