Señales de que es momento de contratar un seguro de vida

Comparte este artículo

Si bien es cierto que la vida nos puede acarrear muchas cargas financieras, como la manutención del hogar, la escuela de los hijos, el pago de una hipoteca, el auto, entre otras y que en lo último que pensamos es en agregar más responsabilidades, también lo es que un seguro de vida puede ayudarnos a cubrir todas esas cuentas en el momento que faltemos. Porque la muerte es algo que a todos nos va a pasar, cuándo, no sabemos, pero así será.

Ahora, si te preocupa cómo se van a cubrir todos esos gastos que requerirá tu familia para tener o mantener una buena calidad de vida, es importante pensar en contratar un seguro de vida lo antes posible. Para ello tenemos que ser realistas y reflexionar sobre el futuro, pensar en que con este instrumento podemos resolver la situación financiera de nuestros herederos.

Siempre es momento de contratar un seguro de vida, pero si te encuentras en una de estas situaciones, no lo pienses más, porque absolutamente te serviría contratar un seguro de vida:

  1. Eres el sostén principal de la familia

Si eres quien aporta la mayor cantidad o totalidad de los gastos cotidianos de manutención de tu familia, así sea grande o pequeña, si un día faltas el seguro de vida puede sustituir ese ingreso que ya no existirá.

  1. Eres padre de hijos menores

Tener hijos recién nacidos, en edad infantil o en la adolescencia, es una etapa en la que se generan demasiados gastos, como escuela, ropa, alimento, salud o entretenimiento y ellos no están en condiciones de poder trabajar y pagarlos por sí mismos. Si realmente quieres que no la pasen más difícil por faltarles su padre o madre, el seguro de vida que contrates hace las veces de un instrumento de inversión que de ser necesario, le pagará una suma de dinero a tus hijos que hará las veces del “rendimiento” de haber hecho esa inversión.

  1. Debes la hipoteca de tu vivienda principal y no cuentas con seguro por fallecimiento

Contar con una deuda de la preeminencia de una hipoteca no es cosa menor, pues casi siempre son de varios cientos miles de pesos. A pesar de que hoy en día por Ley los bancos te obligan a pagar un seguro por fallecimiento, en el que queda cubierto el saldo insoluto en caso de que el acreditado falleciera, no siempre se cuenta con el y en esos casos persiste la obligación de pagar la deuda, cosa que puede volver un dolor de cabeza para la familia.

  1. Eres quien cuida a tus padres mayores o hijos pequeños

Si eres uno de los padres que se dedica de lleno a cuidar a los hijos pequeños o sus padres adultos mayores o enfermos, será necesario conseguir y pagar para que alguien más lo haga en el caso de que faltaras, lo que puede implicar gastos muy onerosos que ahora tendrán que cubrirse sí o sí.

  1. No tienes activos ni ahorros y sí una familia o seres queridos que mantener

Puede ser que recibas un sueldo o ingresos muy altos pero que dependen de que tú y solo tú hagan el trabajo, ahora imagínate que mueras, a tu familia le puede llevar años y dificultades para poder salir adelante.

En cambio, si cuentas con un activo que te genere ingresos pasivos, como una propiedad en renta, es ingreso va a subsistir aunque tu hayas fallecido. Ese es el punto.

Volviendo al comentario inicial, y contemplando que es muy probable que te encuentres en una de las 5 situaciones que comentamos, te puedes dar cuenta que pagar por un seguro, debería ser una prioridad en tu vida.


Comparte este artículo

¿Necesitas ayuda?

Contacta con nosotros. Con gusto te atenderemos.

Ir arriba